Cómo optimizar el embudo o funnel de conversión

Si ofreces un producto o servicio es muy probable que estés familiarizado con el hecho de que un potencial cliente ha de seguir varios pasos o etapas hasta realizar una compra. Parémonos a pensar por un momento qué hacemos nosotros como compradores: todos coincidiremos en que no compramos lo primero que vemos o consultamos, sino que intentamos identificar qué necesitamos para poder escoger la mejor opción. Si hay candidatos que nos lo ofrezcan, empezará un proceso que será más o menos largo que dependerá factores como la marca, el precio o las características.

Este proceso es lo que conocemos como embudo de conversión o funnel de conversión. El embudo comprende una serie de fases y la idea es que, gracias a acciones de marketing, una empresa sea de capaz de guiarnos como potenciales clientes que seríamos hasta el final del embudo, la transacción o conversión.

Antes de ver cómo optimizar este proceso, veamos un poco acerca del funnel:

Como ya introducíamos, un embudo de conversión es el término de marketing online que nos explica el flujo a través del cual un cliente potencial es captado y luego realiza una acción deseada (es decir, convierte o compra). Este proceso  se describe como un embudo porque está guiando al cliente hacia su punto de conversión; desde una primera fase, la informativa o identificación de una necesidad, será mayor el número de usuarios que se puedan captar pero a medida que se acerque el momento de compra, el número de usuarios se reducen, dibujando de manera gráfica un embudo. Un embudo de conversión tiene varias etapas que van desde una informativa pasando por otras de interés, consideración o intención hasta la transacción.

Con una estrategia adecuada de Marketing se puede hacer que la conversión en cada fase esté optimizada al máximo, pudiendo aumentar las ventas, suscripciones o generación de leads por ejemplo. Algunas de estas opciones estratégicas son el SEO,  el marketing de contenidos, marketing en redes sociales, generación de anuncios, etc.

Se pueden optimizar las diferentes fases del funnel para que el número de usuarios que pasen a la siguiente etapa sea mayor. ¿La clave? saber qué es lo que el usuario quiere en cada momento y cómo ofrecérselo. Estas son las principales recomendaciones para mejorar la conversión en el embudo de conversión:

 

infograf-a-funnel-de-conversi-n

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *